Entradas populares

miércoles, 20 de abril de 2011

Si, quizá me hubiese gustado…

Situémonos en aquella época, ya no sé nada de tu vida ni tú de la mía además de la sonrisa obligada que a veces emitimos si nos encontramos, pero, situémonos en aquellos años:


Yo caminaba como es costumbre en mi, distraída, dirigiéndome a mi casa. Tú estabas a unas dos puertas de la mía hablando con alguien. Yo no sabía nada de ti y supongo que tú menos de mi. Observarte fue algo raro pero no tan fuera de lo normal; eras ajeno a mi vista, claro, pero como cualquier otro ser. Cruzamos miradas, pero nada hicimos… ¿Qué te llevó a sonreírme unos días después? Yo no soy muy bonita, ni tengo un cuerpo hermoso, tengo 2 o 3 kilos de más y no suelo esmerarme en mi apariencia, ¿Qué provocó en ti la sonrisa?  Si, esa sonrisa que se volvió tan cotidiana en tu cara cada vez que tus ojos cruzaban un vistazo con los míos ¿de dónde salió? Porque de no haber sido por eso yo jamás hubiese prestado tanta atención a tu persona (no lo tomes a mal, pero así es, quizá te hubiese visto una vez y después no recordarte). ¿Cómo? ¡Eh! ¿Cómo surgió tu sonrisa? ¿Cómo hiciste que mis labios comenzaran a sonreírte?


¡Lo lograste! Lograste que yo me interesara demasiado en ti, y que ansiara cada momento en que pudiera cruzar camino contigo. Lograste incluso que me adentrara en tu persona tan misteriosa para investigar tu nombre (porque ni eso sabía). Un extraño, totalmente un extraño, y yo tan interesada en él.


Pero, a veces, incluso cuando recuerdo nuestra primera charla ¡Por fin! He llegado a desear que eso jamás hubiese pasado. Fue muy bueno (en verdad), fue genial haberte encontrado en esta vida y pasar una de las etapas de mi vida que casi se acercan a la fraternidad; me agrado, claro, el hecho de saber que los dos sentíamos algo parecido el uno por el otro. Me encantaba platicar contigo por horas y desvelarnos en ello. Fue, en pocas palabras y aunque se escuche cursi, algo hermoso, no lo niego, pero créeme a veces ¡Llegue a desear con todas mis fuerzas que eso no hubiese pasado nunca!


¿Sabes cómo me afecto medio saber algunas cosas que jamás mencionaste? Y bueno, ¿lo estúpido que fuiste al decir que no podíamos estar juntos? Bueno, debo aclararte que ya no te quiero, de hecho, el encontrarte por la calle ha llegado a darme por igual (aunque tampoco puedo negarte que de vez en cuando me pregunto ¿Cómo estará? ¿Sigue haciendo lo mismo? ¿Todo estará bien en su vida?), pero en fin, he tenido la necesidad de escribirte algo mas, siento que me quede muy corta con lo que ya escribí a su tiempo; no malinterpretes esto, sé que quizá tú tampoco estés interesado en mi ahora.


Pero ¡Contéstame por favor! Más que la cuestión de tu tan llamativa y enigmática sonrisa o el asunto de no estar juntos… ¿No hubiese sido mejor jamás interactuar con palabras? ¿No crees que hubiese sido perfecto seguir con nuestras sonrisas inocentes? Qué sabíamos entonces de nuestras vidas, ¡Nada! y no hubiese sido incomodo encontrarte de repente ahora. Hubiésemos vivido quizá años, sonriéndonos sin ningún compromiso, pero sobre todo sin ningún dato…


En aquél presente no llegó el futuro que los dos (o al menos yo) esperábamos y el pasado era para nosotros la causa de haber coincidido. Nuestra historia quedó atrapada en un tiempo sin tiempo y sólo nos herimos. Dime ¿no hubiese sido mejor jamás hablarnos?


¿Por qué no quedarme yo con tu sonrisa ya plasmada en mi mente? ¿Por qué no quedarte tú con mi mirada? Según recuerdo, te gustaba. ¿Por qué no simplemente seguir caminando? ¿Por qué herirnos tan cruelmente casi sin motivos? A fin de cuentas no estamos juntos y no lo estaremos nunca…


Me despido formalmente de ti, ya no sostendré el hilo que me unía a ti, ya no quiero hacerlo y sé que lo estas esperando, sé que de algún modo te agradará que sea así.



Luz


"Pudimos hacer tantas cosas, hasta el mundo cambiar.
Pero no pudimos siquiera cambiar nuestra historia personal... "
Tan sólo un instante - Enanitos Verdes

1 comentario:

  1. A veces no basta solo una mirada... y a veces solo eso basta para que algo asi comienze. Mi regla general es nunca arrepentirme. Y aun no lo hago. Aunque reverendas porquerias eh hecho en mi vida. Lo mas curioso es que si te la pasas preguntando, peor aun no hacerlo, y si... eso hubiera pasado, de una forma u otra no te permite seguir con tu vida, el querer mantener algo mas de lo necesario. Las cosas siempre duran lo que deben, si se extienden o acortan es responsabilidad nuestra. Y de nadie mas... ^^

    ResponderEliminar