Entradas populares

viernes, 6 de enero de 2012

Lluvia nocturna

Tierra mojada, olor que me encanta. Es de noche, y el aroma me llega desde la ventana…
Llovió con fuerza, pero muy poco tiempo, yo permanezco de pie frente a la ventana.
Afuera se ven pasar varios vehículos, el sonido del agua encharcada al ser expandida por las llantas me provoca escalofríos de vez en cuando. Bebo una taza de café con leche.
Ese olor a tierra mojada me trae tantos recuerdos que ya no sé cuál recordar. Me gusta el olor, pero no todos los recuerdos son agradables; aquella tarde en que murió mi padre llovía y en su entierro perduraba ese olor; cuando conocí a Daniel llovió fuertemente y por la noche, en la calle, corríamos empapados buscando refugio, el mismo olor estuvo presente cuando la lluvia cesó. Cuando me sentí más mediocre que nunca, después de la entrega de uno de mis trabajos universitarios, salí con tremendas ganas de irme a dormir y no saber más de mí hasta el siguiente día: desperté después de una lluvia matutina y la tierra mojada se manifestaba en mi nariz. Aquél día en que me gradué de la universidad… era tan normal, pero ese olor al salir del evento lo hiso algo peculiar.
Una camioneta con la marca de una paquetería reconocida pasa a gran velocidad y expande gran cantidad de agua por la calle, alguna gente que pasa por la acera grita insultos al conductor después de ser mojados repentinamente. Escalofríos más fuertes que nunca. Reacciono. Basta de tantos recuerdos, ese olor a tierra mojada sigue presente… quizá esperando algún acontecimiento nuevo al que asociarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario