Entradas populares

lunes, 25 de julio de 2011

Mi tiempo sin tiempo

Cuando sueño, pierdo el sentido del tiempo, ya no importa la hora, el tiempo se detiene, es como si dejara de existir con la intención de permitirme disfrutar un momento de tranquilidad, como si estando dormida se olvidaran los problemas y la rutina. Sueñe lo que sueñe, me agrade o me aterre, sea lo que sea...
 
Soñar, soñar no implica una medición de tiempo; porque puedes perderte en un mundo distinto en el que nada tiene sentido si lo comparas con el mundo común, es un mundo en el que poco te importa si hay o no coherencia, lo único que te interesa es estar adentro y no entender como llegaste hasta ahí; Estar en un mundo confuso y disfrutarlo, porque no sabes en qué momento volverás al mundo común, nunca sabes el momento en el que terminará.

Te sumerges en lugares desconocidos, no te preocupas por nada, no hay horas, el tiempo pasa sin que tú lo percibas, de hecho el tiempo no existe, simplemente, termina.

Y pareciera que cuando despiertas te das cuenta de que lo que acabas de experimentar no tiene relación con el lugar en el que ahora te encuentras, debes volver a las tareas diarias, saber si es lunes o martes, si estas en mayo o abril, si son las ocho, las nueve o las diez de la mañana, si es tarde o temprano, si te quedaste dormida, si tienes que estar a cierta hora en cierto lugar; si hay problemas de cualquier tipo, si sientes que los días pasan sin provecho.

Otra vez, miras el calendario, ¿Qué hay que hacer hoy? La rutina vuelve a tu vida y, nuevamente, deseas estar dormida…



Luz


No hay comentarios:

Publicar un comentario