Entradas populares

sábado, 31 de marzo de 2012

Moriré por dentro, siempre me pasa



A David Selig

Ella al fin entendió,
sabe que puedo entrar en su mente,
creo que siempre lo supo.
Me pregunto cómo es que no lo sentí jamás.

Yo era el ser extraño
que intentaba camuflajearse
para no ser sorprendido,
y hasta ahora todo iba “bien”,
pero el desequilibrio debía llegar,
jamás volveré a entrar en ella
sin que lo note.
Será mejor alejarse.

Mundo, mundo,
nunca confié en ti
pero esperaba, al menos,
algo más de tu parte…

Entraba en todos, todos…
cada persona que se cruzara en mi camino;
y ahora sin preverlo,
me descubrió.

Tomó como arma el rencor.
Las cosas, por más insoportables
que me parezcan a diario,
no serán lo mismo
si ahora alguien sabe mi secreto.
Toda una vida consumiéndome:
Vivir – morir.
Morir – vivir.
  

Nuevamente una ilustración proveniente de The red tree, de Shaun Tan.
  
*Leer una de esas novelas que inspiran escribir... gran efecto, quizá causado por pocos. Releí por gusto el capítulo número quince  - lo elegí al azar - de Muero por dentro, del autor estadounidense, Robert Silverberg, y no pude evitar escribir algo relacionado: producto de meras sensaciones recordadas gracias a la bendita relectura.

1 comentario: