Entradas populares

martes, 26 de marzo de 2013

Déjà vu



Uno

Entras a una casa antigua, no la ves por fuera, tu vista sólo la abarca a partir de la puerta de entrada. Atraviesas un pasillo con luces tenues, las paredes tienen papel tapiz, – en general, están llenas de ornamentos – muros de colores cercanos al guindo, casi rojo. El ambiente es tranquilo y silencioso.

A tu izquierda encuentras unas escaleras de madera oscura, en forma de caracol, anchas y con un barandal opaco que les da un toque de fineza. Comienzas a subirlas, apresurada, pero no estás cansada ni lo haces con desesperación. Más bien te emociona lo que puedas encontrar allá arriba.

Subes, subes, subes… corres y llegas a la cima. Ahí hay una puerta: la abres y entras.

Una habitación acorde con la casa antigua en la que te encuentras. Hay muebles viejos pero bien conservados, la iluminación y el ambiente siguen siendo los mismos. Frente a ti hay una pantalla que parece tener la intención de comunicarte algo. Pero está apagada y no comprendes nada de lo que pasa.

Suena el despertador.


Dos

Entras a una casa antigua, no la ves por fuera, tu vista sólo la abarca a partir de la puerta de entrada. Atraviesas un pasillo con luces tenues, las paredes tienen papel tapiz, – en general, están llenas de ornamentos – muros de colores cercanos al guindo, casi rojo. El ambiente es tranquilo y silencioso.

De pronto alguien te toma de la mano izquierda (puedes ver el encuentro de los dedos), lo miras: es él.

A su izquierda encuentran unas escaleras de madera oscura, en forma de caracol, anchas y con un barandal opaco que les da un toque de fineza. Comienzan a subirlas, apresuradamente – él va adelante y jala de tu brazo para avanzar más rápido – pero ni tú ni él están cansados, nada de lo que hacen es con desesperación. Más bien te emociona lo que puedas encontrar allá arriba, y parece que a él también.

Suben, suben, suben… corren y llegan a la cima. Ahí hay una puerta: él la abre y después entran.

Una habitación acorde con la casa antigua en la que se encuentran. Hay muebles viejos pero bien conservados, la iluminación y el ambiente siguen siendo los mismos. Frente a ustedes hay una pantalla que parece tener la intención de comunicar algo. Está encendida, pero sigues sin entender lo que pasa.

Despiertas pensando en él.


Luz

No hay comentarios:

Publicar un comentario