Entradas populares

miércoles, 18 de julio de 2012

II


Me quedé dormida por largo rato.
Desperté en medio de una tarde soleada, la luz se filtraba por mi ventana de una manera casi insoportable. De inmediato vino a mí el recuerdo de un sueño, el sueño que recientemente había llegado a su fin.
Era extraño, pero tenía la sensación de que el sueño era, precisamente, despertar en una tarde soleada con una luz que casi me impedía abrir por completo los ojos. Lo otro, sólo debía ser mi realidad.
La costumbre de hacer las mismas cosas todos los días me había llevado a pensar que el momento presente no era más que uno de esos sueños incómodos en los que lo único que deseas es despertar. Pero la verdad era que un ciclo terminaba y, como siempre, yo no encontraba la manera de llegar al final.
Despertar era la pesadilla y el sueño me reconfortaba al creer que todo seguía en el ligero aire de la normalidad.
Era un ciclo, en efecto, y yo sentía que sólo daba vueltas en un círculo o, mejor dicho, en una esfera… en una burbuja, pero ni siquiera tenía claro si quería o no seguir ahí.
“La tarde era bonita, después de todo”, pero esa burbuja no me dejaba salir…

Luz


No hay comentarios:

Publicar un comentario